Hábitos positivos

La diferencia entre las personas que tienen éxito y los que fracasan

Objetivos y metasLograr el cambio es difícil, pues nuestra fuerza de voluntad es limitada. Por eso más allá del objetivo que te hayas fijado, hay cosas que debes tener en cuenta para adquirir la mentalidad adecuada y lograr la motivación que estás necesitando.

Esta podría ser una lectura difícil y puede que a algunos visitantes no les guste lo que tengo que decir. Pero si usted se permite adoptar estos consejos como una solución auténtica, te aseguro que serás capaz de alcanzar el éxito donde otros no lo consiguieron.

Sé optimista. Ten esperanza. Y acepta que todo es posible.




No importa que hayas hecho en el pasado.
Establecer metas siempre allana el camino para el cambio. Este proceso es tan sencillo como motivador y consiste en aprende las lecciones del pasado para planear un futuro mejor.

Es un enfoque seguro y efectivo que te permitirá reinventarte a ti mismo y convertirte en la persona que deseas ser.

Entonces ¿qué es lo que separa a los exitosos de los fracasados? ¿Por qué tanta gente necesita cambias sus metas esperando lo mejor solo para repetir los mismos errores?
El proceso de Objetivos – Éxito / Fracaso se podría reducir a un solo factor, y hacer un ajuste en tu enfoque podría ser la diferencia entre lograr alcanzar tu meta o volver a fracasar.
El pequeño secreto acerca de cómo fijar los objetivos no es complejo.

Los tienen éxito no están dispuestos a rendirse. Ellos desearon alcanzar sus metas más que los que fracasaron, tan simple como eso.
Y aún más importante, estas personas comprendieron la importancia de establecer expectativas realistas en plazos de tiempo razonables.

Por ejemplo, de acuerdo a una investigación reciente realizada por el Journal of the International Society of Sports Nutritionists, un enfoque más efectivo para un plan de pérdida de peso a largo plazo consistiría en perder solo del 5% al 1% de grasa corporal por semana.
Cuando se trata de musculación, incluso si cuentas con el factor de rapidez que beneficia a quienes recién comienzan con el entrenamiento, deberías esperar como máximo (es decir en un escenario ideal) ganar de 2 a 3.5 kilogramos de músculo en 12 semanas, o incluso menos dependiendo de la experiencia que ya tengas.

Esto no se supone que sea algo deprimente, sino todo lo contrario, pues te ayudará a establecer objetivos realistas y a evitar la frustración mientras los persigues.

La clave para el éxito:

Todo tenemos el deseo de mejorar. En realidad, es justamente este deseo el que motiva a las personas a ponerse metas en primer lugar.
Pero después de trabajar junto a muchísimas personas como nutricionista y escuchar una infinidad de historias de éxitos y fracasos, para mi es innegable que la razón más común del éxito es una pulsión implacable por avanzar hacia el objetivo establecido.
Pero esto no se trata de señalar a los que han fracasados como si fueran culpables o desmerecer los obstáculos con los que se hayan encontrado. Yo también fallé muchísimas veces.
Mientras avanzas hacia tu objetivo algún bache de la carretera golpearás y te enfrentarás a un desafío que pondrá a prueba tu capacidad para lograr el cambio. No debes temerle a ese momento, por el contrario, tienes que esperarlo con ansias pues pondrá de manifiesto cuánto quieres lograrlo.

Cuando desees tener éxito y lo necesites del mismo modo en que necesitas respirar, entonces no habrá meta que esté fuera de tu alcance.

Que los desafíos alimenten tu motivación:

Cuando se acercan situaciones difíciles y usted pueda ver problemas en el horizonte, es importante que no ignores tu frustración. Ese es el primer paso hacia el fracaso.
Por el contrario, lo que debes hacer es reconocer tu ansiedad y tu miedo. Canaliza tu frustración y pregúntate a ti mismo una simple pregunta: ¿Qué tanto deseo lograrlo?

Esto no se trata de lograr lucir tus abdominales, correr una maratón o aumentar el tamaño de tus bíceps. Todos esos son objetivos que cualquiera puede lograr. Pero esto no se trata de la meta en sí, sino de la actitud implacable de la persona que desea alcanzarlos.
No importa qué tan largo te pueda parecer el camino, si realmente te lo propones lo lograrás. Si tienes alguna duda, lee historias de personas que estaban exactamente en tu misma situación y que la inspiración sea el fuego que queme y destruya tu apatía y resignación.
El cambio no comenzará por hacer una lista de objetivos, encontrar programas de ejercicios o armar una dieta que puedas seguir.
El cambio comienza mirándote en el espejo buscando la determinación que te ayudará a pelear por lo que quieres lograr.
Da el primer paso, no aceptes al fracaso como una opción y nunca vuelvas a dudar de tu capacidad para sacar lo mejor de ti.

Conviertelo en un rutina diaria:

Por más largo que sea el camino, todo viaje comienza con un simple paso. Cada día, al levantarte, pregúntate qué puedes hacer hoy para estar un poco más cerca de tu objetivo. No importa que la meta te parezca muy sencilla, cualquier cosa que te haga avanzar hacia tu objetivo final servirá y los pequeños logros te mantendrán motivado.

¿Tienes alguna historia que te gustaría compartir conmigo? ¿Alguna pregunta que desees hacer? ¡Espero tu comentario!

1 estrellas2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votes, average: 2.00 out of 5)
Loading...

También te podría interesar...

Leave a Reply